HISTORIA

El Club Baloncesto Macasta nace en el año 2010 con la idea de fomentar la práctica del baloncesto de base en el centro histórico de Sevilla. En tan solo siete temporadas, hemos crecido de veinte a más de doscientos jugadores/as que aprenden con nosotros este bello deporte, repartidos en los distintos equipos o escuelas de iniciación. El CB Macasta, una organización sin ánimo de lucro,  depende económicamente de las cuotas de nuestros jugadores y simpatizantes; de las subvenciones municipales por nuestras escuelas de formación y de las distintas acciones y actividades que a lo largo del año venimos desarrollando. Todos nuestros ingresos se revierten  en  gratificar a entrenadores y monitores -nunca pagados como se merecen por su esfuerzo y horas de dedicación-, al mantenimiento y alquiler de instalaciones en las que trabajamos cada día. Sin olvidar las habituales fuentes de gasto como son el material deportivo, canon de competiciones, seguro, etc.

Otra de nuestras fuentes de financiación son nuestros patrocinadores AGQ Labs y Hotel Plaza Santa Lucia, junto a la de otros colaboradores y patrocinadores secundarios.

NUESTRA FILOSOFÍA

Desde nuestro nacimiento y por encima de todo, colaboramos junto a las familias y el resto de la comunidad educativa a formar en valores a futuras personas. Nuestra máxima es siempre crear buenos jugadores con una excelente técnica individual pero aprendiendo, paralelamente y desde pequeños, a compatibilizar la práctica de nuestro deporte con el esfuerzo y sus estudios.

El primer equipo del Macasta es el  Junior Masculino, insignia y verdadero germen del club. Junto a él, esta temporada son dieciseis los equipos en competición.

Nuestro cuerpo técnico, posee una larga experiencia en la dirección de equipos y sobre todo en formación técnica individual, base principal del trabajo diario y la que nos diferencia de los demás.

CANCHAS DE JUEGO

El Club Baloncesto Macasta es el más céntrico de Sevilla, se asienta en el entorno de la calle de San Luis donde se encuentra el pabellón municipal de juego y entrenamiento diario (en alquiler por horas). Como entidad de carácter asociativo mantiene una estrecha relación con los colegios e institutos públicos de la zona donde nuestros jugadores imparten sus estudios. De manera especial, hay una estrecha vinculación desde nuestro origen con el colegio público “Huerta de Santa Marina”, el verdadero germen y cantera del club. La sensibilidad de su equipo directivo siempre tuvo las puertas abiertas hacia nuestro club y sus actividades. En nuestro querido “Huerta Arena” se desarrollan muchos de los entrenamientos, escuelas deportivas de iniciación y también partidos de competición. Igualmente el colegio público “Sor Ángela de la Cruz” lleva varias temporadas colaborando con nuestro club cediendo sus cancha para el uso de escuela y por ello, Macasta ha llevado a cabo obras de adecuación para hacer posible en él la práctica del baloncesto: instalación de luz artificial, arreglo de la cancha, nuevas canastas, puerta de acceso, etc. revertiendo así gran parte de nuestros ingresos en la comunidad que nos acoge.

CUADRO HONORÍFICO

Tres personas se encuentran en el apartado honorífico de nuestra breve historia como  club. Sin ellos sería imposible entender nuestra filosofía, labor y crecimiento.  Desde aquí, siempre, nuestra más sincera gratitud por su tiempo, ilusión y esfuerzo por hacer posible este proyecto.

chory

Juan Naranjo, “El Chori”, fundó el club baloncesto Macasta junto al apoyo e ilusión de un grupo de amigos y sus jugadores, sus niños. Maldita la hora en la que nos dejó el “Barbas”, porque sí, nos dejó sin más, abandonando este mundo el líder de nuestra manada de enamorados del baloncesto y disfrutábamos de este deporte gracias a sus enseñanzas y mucho antes de que hubiera línea de tres. Juan sabía mucho de baloncesto de base, pero sabía de la vida mucho más. Quizás por eso fuera tan carismático y sus jugadores se hacían incondicionales de él. Su concepción del baloncesto y de la vida les hacía llegar al éxito a través de su talento para hacer de niños, grandes personas. Sabía tocar la tecla adecuada para ilusionar a los chavales por llevar una vida sana, sabía motivarles para que siguieran estudiando paralelamente, por luchar por lo que cada uno anhelaba. Juan supo convertirse en entrenador, amigo, tutor y casi padre de muchos de sus jugadores, por eso perderle en 2012 fue un daño irreparable para todos nosotros y siempre, con su recuerdo permanente, seguimos adelante con este proyecto que va creciendo y siempre en su recuerdo y  en su honor.

cayuela

Antonio Cayuela es el esfuerzo diario por intentar que las cosas salgan bien, de ponerle trabajo e ilusión, porque nos olvidemos que lo importante no es ganar por encima de todo y sí recoger una buena base técnica individual. Toda una vida dedicada al baloncesto de formación en Sevilla, muchos de los jugadores/as que han tenido la suerte de ser entrenados por él, quedaron enganchados para siempre a este deporte, por sus enseñanzas, dentro y sobretodo, fuera de la pista, donde sus niños de ayer son hombres o mujeres hoy, con una buena carga de valores. Director deportivo alejado alejado de tecnologías, lo suyo es la libreta donde todo queda apuntado, donde nada se escapa para seguir cuidando la idea que le apasiona: enseñar. Cada temporada crecemos y se incorporan más jugadores y más entrenadores. El mira al cielo y repite cada cierto tiempo: “La que hemos liado Juan”.

willy

Javier Moreno “Willy”  es otro de los grandes cimientos del club y su dedicación, restando muchas horas a su vida personal nos ha hecho crecer en todos los ámbitos. Willy es el amigo y ha sido en los últimos años también el “Presi”, nuestro capitán del barco, el hombre gestor y administrativo, padre para muchos,…

Querido por entrenadores, padres y, sobre todo, por los más pequeños del club, sin su trabajo no hubiera sido posible llegar a puerto en muchas ocasiones.